El gigante tecnológico fue sentenciado a retribuir económicamente a una ciudadana de Canadá. El conflicto se desató tras haber publicado en Street View una imagen de la demandante en la que se la veía con un atuendo poco oportuno.

Google deberá pagar 2250 dólares canadienses a la jóven María Pía Grillo por haber publicado una foto suya en Street View. La imagen buscaba capturar el paisaje de las calles de Montreal, sin embargo tomó a la muchacha sentada llevando un pronunciado escote.

La demandante presentó la queja en 2011 y alegó que el retrato le había producido daños emocionales. Si bien la compañía había distorcionado el rostro, Grillo sostuvo que por la información contextual se podía develar su identidad.

En dicha ocasión pedía que la empresa la compensara con 45 mil dólares ya que entró en depresión porque sus compañeros de trabajo se burlaban de ella. A pesar de que la Corte canadiense se pronunció a favor de la solicitante, la cifra fue reducida notablemente.