La obra de Almodóvar está caracterizada por sensibilidad colorista muy » camp» que es una potenciación irónica de convenciones pasadas de moda con la intención de subvertirlas. Los colores típicamente primarios y vibrantes junto a sus histéricas, atrevidas e impactantes tramas son recurrentes a lo largo de su extensa y rica filmografía.

Pedro prefiere por lo general a las protagonistas femeninas a las que dota de una independencia y una fuerza dramática con la que logra personajes de enorme pder emocional, suelen ser sus musas Carmen Maura, Victoria Abril y Penelope Cruz.

Estas son algunas de sus obras que no podés dejar de ver, «Carne Trémula» (1997), «Todo sobre mi Madre» (1999), «Hable con Ella» (2002), «La mala Educación» (2004) y «La Piel que Habito» (2011).

Nacho Marañon