Gabriel Weinstein, es el creador del proyecto junto con dos daneses, una polaca y un búlgaro. La nueva toallita femenina podrá detectar distintas enfermedades ginecológicas.

Weinstein asegura: “descubrimos que hay 300 marcadores, o sea datos, que no están presentes en la sangre pero sí en la menstruación (sangre, fluidos, endometrio)” y que “por lo tanto decidimos hacer algo al respecto. Lo más llamativo es que todo esto ocurrió durante la primera semana, en uno de los tantos encuentros que tuvimos”.

Gabriel, uno de los miembros del proyecto explicó que el apósito estará compuesto por tres capas: la primera, de contacto con la piel; la segunda, de absorción y filtrado; y finalmente, la tercera, la del chip que leerá los microfluidos. Según aseguran miembros de la investigación el chip estará compuesto por tres componentes: en principio, un sensor, luego una batería y un transmisor de radiofrecuencia, que enviará la información al celular del usuario.

El emprendedor argentino, de 31 años afirmó: “Armamos el proyecto durante 48 hs. Después vino un mes intenso en el que hicimos de todo, desde leer patentes para chequear que lo nuestro no estuviera hecho, hasta investigar la tecnología y hacer encuestas para ver si la gente usaría eventualmente la toallita”.

El chip podrá detectar distintas enfermedades de índole ginecológica, como HIV, sífilis, gonorrea, HPV, clamidia, entre otras. La toallita inteligente aún no está en el mercado, sin embargo, planean finalizar las últimas investigaciones este año para luego sacarla al mercado.