El hecho ocurrió en el encuentro entre Sportivo Italiano y San Carlos, correspondiente a la Primera B Metropolitana del fútbol doméstico. Los vándalos rompieron el alambrado y fueron derecho a llevarse la camiseta y los pantalones del jugador  Elías Di Biasi. El cotejo se reanudó cuando la policía le devolvió la casaca al jugador.

Al fútbol argentino cada vez le queda más grande la palabra serio. Si, porque a las malas decisiones dirigenciales, los desmanejos desproporciónales de dinero sin un solo papel y justificación, le sumamos el apaño con las barras, lejos está todo reencaminarse a una solución.

Ayer, se vivió otro episodio más de la impunidad barra e el encuentro entre Sportivo Italiano y Villa San Carlos, correspondiente a la Primera B Metropolitana. El visitante ganaba cómodo 3-0  lo que desató un clima hostil por parte de la parcialidad loca. Sin ningún tipo de tapujos, los “inadaptados” rompieron e alambrado y se metieron al campo de juego con la intención de suspender el partido. Sin embargo, esta vez fueron más allá: le robaron la remera y los pantalones al jugador Elías Di Biasi, mientras era increpado y amenazado.

Lo curioso de todo el asunto es que el partido continuó, ya que la policía, encargada de evitar que los barras ingresen al estadio entre otras tareas, “recuperó” la casaca del jugador de entre las manos de estos energúmenos sociales. “La policía nos dio las garantías y al final no pasó nada. Por ahí fue un error pero creo que la policía los hizo salir de la cancha y eso también es bueno», declaró el presidente de la institución, José Mellano, que avisó que no realizará denuncia alguna ya que las imágenes del hecho “son poco claras”.

Los inadaptados toman cada vez más protagonismo dentro de un espectáculo deportivo. Antes eran las banderas, las bengalas, los bombos y los cánticos. Hoy en día el afán por el protagonismo y la toma de decisiones los ah llevado a perder cualquier tipo de miedo, siquiera, a ser identificados para luego detenidos. Es que gozan de la impunidad, que todos saben de donde sale, pero que nadie se atreve a sacar a la luz.

ARVE Error: no id set