Hoy más que nunca la autora de la saga de fantasía parece querer revivir a su mayor creación. En lo que va del año, J.K Rowling publicó dos nuevos relatos del mundo mágico en el sitio Pottermore.com, respondió tweets a sus fans e hizo declaraciones que los seguidores no olvidarán, como asegurar que fue un error emparejar a Hermione Granger y Ron Weasly.

Su última polémica se desencadenó hoy (10 de septiembre), al responder el tweet de un fans que criticó el hecho de que Albus Dumbledore es gay (información que fue dada a conocer por la escritora en 2007, en una entrevista dada en Nueva York).

“Una vez que revelaste que Dumbledore era homosexual dejé de ser un fan”, escribió Frank Frativelli en Twitter. “Es agradable cómo nos cegaste con eso. Disfruta de tus billones de dólares”, agregó.

Ante esto, la autora respondió: “Le aconsejo que comience seguir a Brian Souter de una vez. Es su tipo de persona”. Souter es un reconocido empresario escosés quien comenzó una campaña para prohibir la enseñanza a homosexuales en las escuelas.

Pero J. K. Rowling no solo está envuelta en polémicas, sino que también se preocupa de aportar alegrías a sus fans. Según confirmaron fuentes cercanas a ambas partes, el pasado agosto la escritora envió un paquete con diversos regalos a Cassidy Stay, una joven de 15 años que se vio envuelta en una tragedia de proporciones tras perder a sus padres y sus cuatro hermanos en un asesinato en Estados Unidos.

Cassidy Stay llamó la atención de todos los ciudadanos por ser la única sobreviviente y por conservar un estado de ánimo sereno y esperanzador. Además, al dar un emotivo discurso en el funeral de su familia, Stay citó una frase atribuida a Albus Dumbledore presente en el libro “Harry Potter y el prisionero de Azkaban”: “La felicidad puede ser encontrada incluso en los momentos más oscuros, sólo si uno recuerda encender la luz”.

Rowling conoció el caso y se decidió a enviar una carta escrita en tinta morada y firmada por Dumbledore (se desconoce el contenido), una varita, una carta de aceptación a Hogwarts y un libro autografiado para la joven.

Hoy en día la escritora está volcada en proyectos de novelas para adultos, habiendo publicado ya “Una vacante imprevista” (The Casual Vacancy, 2012), “El canto del cuco” (The Cuckoo’s Calling, 2013) y “El gusano de seda” (The Silkworm, 2014), las últimas dos escritas bajo el seudónimo de Robert Galbraith y aclamadas por la crítica. Sin embargo, y a pesar de que Rowling se niegue por el momento a escribir un libro nuevo sobre el universo mágico, al parecer aún seguirá dando de qué hablar por este lado de la realidad.

Mijaíla Brkovic