Esto decidió por unanimidad la ITF en una reunión extraordinaria celebrada esta mañana, teniendo en cuenta el conflicto bélico con Hamas, y siguiendo con la lógica tomada por la ATP de cancelar el torneo que se iba a jugar inmediatamente después de la serie de repechaje entre Israel y Argentina en esa ciudad.

En una semana los locales deberán elegir una nueva sede en un país neutral o la ITF decidirá eso, que podría ser en el Buenos Aires Lawn Tennis (el Parque Roca está en remodelación). En tal caso, las próximas dos veces que se enfrenten estos dos países será en territorio israelí.

La posibilidad de que la serie prevista para el 12, 13 y 14 de septiembre se desarrolle en Argentina cobra fuerza por el elevado costo que implicaría trasladar la sede a un país neutral, mientras que el complejo porteño está en condiciones como para recibir un evento de esta magnitud, según comentó esta mañana Arturo Grimadlo – presidente de la Asociación Argentina de Tenis – en TycSports.

En www.copadavis.com se puede leer el comunicado que explica que “el Comité determinó que, pese a que el conflicto militar aparenta estar en disminución, no existe certeza de que éste será el caso en cinco semanas al momento de desarrollo de la serie. El Comité considera que la prioridad es la de garantizar la seguridad de los jugadores, los oficiales y el público y lamentablemente debió tomar la decisión de no disputar este encuentro en Israel tal como estaba programado.”

El pasado lunes la ATP decidió cancelar el torneo telavivense, que debía comenzar el 15 de septiembre retornaba al calendario luego de 18 años. Semanas anteriores Grimaldi había manifestado que no se sentía cómodo por los misiles que constantemente caen en las ciudades del país asiático, e incluso Dudi Sela – único israelí en el Top 100 – dijo que prefería que la serie mudara de sede.

Las ciudades neutrales que se evalúan son Nicosia (Chipre), a 300km de Tel Aviv, y Atenas (Grecia), a 1200km de distancia, al otro lado del Mar Mediterraneo. En el comunicado expresado por la organización de la Copa Davis también anunciaron que, pese al conflicto entre Ucrania y Rusia, la serie que se tiene que jugar en Kiev entre el local y Bélgica, también por un lugar en el Grupo Mundial 2015, sí podrá realizarse porque el plan de seguridad presentado por los ucranianos fue aceptado.