Christine Legarde, actual directora del FMI, fue imputada por “negligencia” por una sentencia que realizó mientras era Ministra de Economía de Francia en el gobierno de Sarkozy. La denuncia se originó a raíz de un polémico caso de arbitraje privado. Aun así, Legarde negó que vaya a renunciar a su puesto actual.

La justicia investiga una sentencia arbitral que realizó Legarde en el  2008 que benefició con 400 millones de euros al empresario multimillonario Bernard Tapie,  para resarsirlo de supuestas pérdidas que había sufrido tras  un largo litigio entre el empresario y el banco Crédit Lyonnais por la reventa de la empresa de artículos deportivos Adidas.

El caso comenzó a ser investigado por miembros de la oposición al poco tiempo y luego cayó formalmente a manos de la justicia, dado que las cifras parecieran ser mucho más elevadas a las supuestas pérdidas que habría tenido Bernard Tapie.

Además de la flamante directora del FMI, hay otros 4 imputados en la causa, incluyendo al mismísimo magnate empresario Tapie.

Por su parte, Legarde ya tuvo que declarar cuatro veces ante la justicia pero aun no se sabe el estado actual del caso.

Si bien la noticia trasciende ahora, ella ya estaba involucrada en el escándalo desde mediados del 2011 cuando la justicia comenzó a investigarla por “abuso de la autoridad”, carátula que luego cambió a “complicidad en falsedad de documento público y malversación de fondos públicos” y finalmente tras una ardua investigación al estado actual en el que se la acusa por “negligencia.”

No se conoce con exactitud el estado actual del caso, pero el mismo está teniendo fuertes repercusiones en la imagen pública de Christine-Lagerde.

Jessica Martinez