Un centenar de robos por mes son cometidos en la Ciudad de Buenos Aires por bandas que operan en la modalidad «trapitos», aprovechando descuidos de transeúntes o engañando a conductores de vehículos y en algunos casos generando hechos con violencia.

Un par de semanas atrás, mientras un grupo de jóvenes se alistaba para entrar al  boliche Vorterix de la ciudad porteña, ubicado  en la calle Lacroze, y mientras uno de ellos estaciona el auto, se acercan un par de “trapitos” o “trapichorros” intentando cobrar una cantidad de dinero, al negarse a pagar esto, los trapitos lo increpan con amenazas, ante lo cual uno de los jóvenes al aceptar las demandas del trapito, sale brutalmente golpeado, recibiendo lesiones físicas en el rostro, como rotura de la mandíbula.

También se ha conocido casospadres de chicos que asisten a escuelas de la Ciudad de Buenos Aires denunciando a «trapitos» por cobrarles peajes al momento de llevar o buscar en auto a sus hijos, ahora, se sabe que estas bandas son responsables de ejecutar unos 100 robos mensuales, aprovechando descuidos de transeúntes o engañando a conductores de vehículos.

Estos casos  de violencia y muchos más se multiplican en la ciudad, desde la asociación Defendamos Buenos Aires, su titular Javier Miglino afirmó que desde hace años se viene  alertando a las autoridades del avance de estos grupos delictivos, cada vez más organizados, y que ahora son protagonistas de unos 100 robos mensuales, en muchos casos con las víctimas violentadas al extremo.

Según el abogado, «la situación con la mafia de los trapitos es cada vez más insostenible y peligrosa en la ciudad, porque no solo están presentes en todos barrios y frente a las escuelas porteñas sino que ahora no conformes con cobrar por estacionar, también roban», se sabe que sacan más de cinco mil pesos por noche, parte del botín es para quien maneja la zona.

Los llamados trapichorros, son una lamentable realidad, que se mueven con absoluta impunidad y libertad, copando cada vez más espacios, el problema es que nadie decide enfrentarlos, entonces los ciudadanos se encuentran expuestos a estas bandas que no tienen escrúpulos.

En torno al flagelo de los robos que cometen los trapitos, o su variante como limpiavidrios, la organización Defendamos Buenos Aires realizó un «punteo» de las zonas calientes, con lo cual se viene detectando casos en la zona de Liniers, principalmente en los alrededores de Avenida Gral. Paz y Rivadavia; en Flores, en las inmediaciones de Plaza Flores; en Palermo, por Juan B. Justo y Santa Fe, y también en la zona del shopping Alto Palermo, mientras tanto, en Retiro hay víctimas cerca de la estación ferroviaria.

El relevamiento indicó también, que hay hechos de robos y arrebatos perpetrados por trapichorros «en el barrio de Recoleta, en los alrededores de Patio Bullrich, y en el casco céntrico, principalmente en alrededores del Obelisco».

Roban en general los celulares, billeteras y relojes pero en el camino no solo roban sino que provocan accidentes porque mucha gente pierde el control del vehículo por evitar la situación y en varios casos las víctimas terminan robadas y golpeadas.