Mientras la atención se centró en el resultado de la provincia de Buenos Aires y sus posibles efectos económicos y políticos, en el Ejecutivo no se olvidaron de mirar los resultados a un nivel mayor para proyectar lo que podría ser el Congreso después de las elecciones generales de octubre.

En el oficialismo sacan cuentas alegres porque sumaría en ambas cámaras.

Aunque no tendría quórum propio, tendrían mayor margen para negociar con sectores como el justicialismo que está alejado con el kirchnerismo.

En número el oficialismo pone en juego cuatro bancas en el Senado y sobre la hipótesis que se repitan los resultados de ayer sumaría entre siete y ocho nuevos escaños para ampliar su representación a 22 o 23 de los 72 espacios con los que cuenta la Cámara Alta. Sin embargo, otro cálculos indican también que podrían llegar a 26.

599185c641a0c_644_!

En Diputados, Cambiemos arriesga 40 escaños y estima que podría retener las bancas e incorporar 15 más. De esta forma estaría en 104 representantes, más cerca de los 129 que necesita para el quórum.

599185db4cdbb_644_!