La selección femenina superó a China para jugar el último partido en la ronda final de la Liga Mundial en Rosario. Mañana a las 19hs enfrentarán a Nueva Zelanda en busca de uno de los pocos títulos que le faltan.

Al igual que en los cuartos de final cuando sorprendieron a Holanda, el gol llegó de arranque y luego el marcador no se movió. María Pilar Campoy desvió en un córner corto y ese fue el único grito del partido, aunque Argentina estuvo más cerca que el empate asiático.

La defensa visitante, así también como cuatro días atrás cuándo ganaron en la fase de grupos, se cerró en el área y por eso faltó el disparo albicelestes. Pero cuando en la segunda mitad China se vio obligada a atacar, éstas no entraron tanto al área como tuvieron jugadas de peligro el equipo de Gabriel Minadeo, aprovechando su posesión al máximo.

Las Leonas, que dos años atrás en Tucumán habían perdido la medalla de bronce contra Inglaterra, intentarán dar la vuelta en este estadio al igual que cinco años atrás en el Mundial. Las Black Sticks están en su primera final importante, superando el mejor resultado que había sido el tercer lugar en el Champions Trophy de Ámsterdam 2011. El último antecedente fue en la Liga Mundial de 2013 con triunfo albiceleste en la fase de grupos.

A las 16:30hs se sabrá quién completará el podio cuando China enfrente a Alemania. Hoy Holanda se quedó con el quinto lugar al vencer a Australia por 1-0 (desde el Champions Trophy de 1995 también en Argentina que las holandesas quedaban fuera de las semifinales de cualquier torneo grande), mientras que Gran Bretaña ganó la séptima colocación al superar a Cora del Sur por 5-1.