Así lo indicó una reciente investigación que determinaría la causa por la cual estas personas tienen más posibilidad que otras de producir bacterias oculares.

Un novedoso estudio sobre la visión pudo comprobar que las poblaciones bacterianas podrían ser un motivo clave para que las personas que usan lentes de contacto sean más propensas a las infecciones.

De acuerdo al proyecto, los especialistas tomaron muestras de personas que usaban lentes de contacto a diario y de otras  que no los usaban. Encontraron que los tipos de bacterias en los ojos de los usuarios de lentes de contacto se parecían más de cerca a las que se encuentran en la piel de los párpados que en los ojos de los no usuarios.

Además, se pudo observar que «los ojos de los usuarios de lentes de contacto tenían el triple de los niveles usuales de ciertas bacterias que los ojos de los que no usaban lentes de contacto».

Estos hallazgos permiten comprender mejor el antiguo problema de por qué quienes utilizan lentes de contacto tienen una mayor tendencia a las infecciones oculares que los que no los usan; y servirán para producir mejores formas prevención de enfermedades, según señalaron los autores del estudio.