Uno de los grandes alicientes que tenemos durante las vacaciones es poder disfrutar de unos días libres aprovechando los rayos de sol y descansando de la estresante vida laboral. ¿Pero y si a este plan le sumamos paisajes paradisíacos y playas increíbles rodeadas de naturaleza? Pensar en eso es sinónimo a pensar en Brasil, uno de los países que alberga algunas de las playas más famosas del mundo. Y es que si eres un fanático de la costa marítima, su gente y su cultura te va a acabar de convencer para que viajes hasta este sitio y conozcas sus mejores playas.

Lo mejor a la hora de saber a qué playas hay que ir de manera obligatoria es hacer una pequeña comparativa de algunas de ellas, para que cada persona elija en función del tiempo que tenga y de sus propios gustos, así como de qué parte del mundo se viaja. ¿Por qué esto es importante? Porque en función del paisaje marítimo que tenga normalizado una persona podrá sorprenderse con una escena u otra, por lo que buscar aquello que te va a sorprender siempre es una buena opción. No obstante, resulta difícil escoger algunas, por lo que lo ideal si viajas con varios días de margen es hacerte una pequeña ruta para visitar el mayor número de playas que puedas.

  1. Playas de Florianópolis

Las playas de Florianópolis son muy buscadas por los argentinos debido a que están cerca de Buenos Aires, por lo que han llegado a ser las más populares para todo aquel que viaje desde Argentina. En el sur de Brasil se encuentra la Isla de Santa Catarina, que forma parte principal del municipio de Florianópolis o Floripa, el lugar con más playas impresionantes que conocer. Playa Cavasneiras o la Playa do Forte son algunas de las más frecuentadas, junto con Playa Daniela o Playa do Campeche.

 Playa Lagoinha está considerada como una de las mejores de Florianópolis para algunos viajeros. De aguas claras y cálidas, su ritmo se adapta al viento, por lo que podrás encontrar el mar calmado o alborotado en función del tiempo. Observar uno de sus amaneceres al son de una buena música es un plan que pocos rechazan.

Pero no podemos olvidarnos también de Playa Matadeiro, una de las playas escondidas que constituye una reserva natural poco frecuentada por turistas pero muy famosa por los surferos brasileños..

  1. Porto de Galinhas

 Está situada a más de una hora de la ciudad de Recife y cuenta con agua de color turquesa que seguro te van a enamorar. Realmente tiene todo aquello que puedes buscar en unas vacaciones, ya que ofrece servicios como deportes acuáticos – buceo, esquí acuático, wakeboard, etc – y cuenta con infinidad de hoteles y posadas en las que descansar.

  1. Playa Copacabana

De entre todas las playas de Brasil esta es una de las más conocidas alrededor del mundo porque ¿quién no sabe lo que es Copacabana? Situada en Río de Janeiro es la playa con más ambiente y frecuencia de turistas, pero su encanto hace que sea imposible no visitarla. Además, también podrás acceder a un montón de servicios y restaurantes para que puedas continuar disfrutando de la jornada tomándote una buena caipirinha y disfrutando de la música brasileña en cualquiera de sus posadas o discotecas.

  1. Playa do Rosa

Se trata de una de las 10 bahías más bonitas del mundo, con sello oficial de la UNESCO. Tiene unos 3 kilómetros de extensión y su forma de media luna ha cautivado a todos los que han ido allí para echarse un baño y descansar. Pero también es un buena opción para los más aventureros, ya que al ser una playa tropical son frecuentes las excursiones e incluso montar a caballo.

  1. Playa Brava

Diversión y relajación se mezclan en las dos playas que conforman playa Brava, a una medio hora andando del pueblo de Buzios. La primera playa destaca por unas fuertes olas que la hacen perfecta para practicar surf, mientras que la otra – de nombre Bravinha – es ideal para buceadores o para los que se animen a ir en kayak, ya que sus aguas son mucho más tranquilas.

  1. Playa Langoinha del Este

O la que algunos consideran la playa más hermosa de Brasil por sus paisajes salvajes y por estar poco masificada debido a su difícil acceso. Para llegar a ella se deben andar entre una y dos horas por senderos escarpados, aunque es posible acceder a ella por barco.

Puedes encontrar más contenido sobre estos destinos brasileños así como de otros países en Lanzateyviaja.com, un sitio web de viajes con mucha información sobre estos lugares.