El presidente Mauricio Macri recibió la llamada del líder de la oposición venezolana Leopoldo López, quien le agradeció por el apoyo recibido a lo largo de sus tres años y medio de prisión en una cárcel militar y por el férreo compromiso del gobierno argentino en favor de una salida de la crisis política y económica que enfrenta ese país.

En una extensa charla telefónica que el Presidente recibió en su despacho de la Casa Rosada, López le contó pormenores de las condiciones de detención y la forma en que mantuvo en alto su espíritu durante ese tiempo, antes de dejar la cárcel el sábado pasado para pasar a cumplir arresto domiciliario y regresar con su familia.

El Jefe de Estado le ratificó a López su “compromiso con el pueblo venezolano” e insistió en la importancia de que los países de la región se unan para que Venezuela “tenga nuevamente elecciones, que se respete la independencia de los poderes y se liberen a los presos políticos”.

El dirigente de Voluntad Popular y exalcalde de Chacao remarcó que es necesario, en el actual cuadro de situación de Venezuela, “que los cambios se hagan a través de la soberanía popular”.

“Tenemos la fortaleza para sacar a Venezuela de la situación que vive”, dijo López en un tramo de la conversación en referencia a los esfuerzos que lleva adelante la oposición para cambiar la realidad del país.

A fines de marzo pasado Macri recibió a la esposa de López, Lilian Tintori, quien le planteó un panorama de extrema gravedad en Venezuela y le agradeció por su acompañamiento y su liderazgo regional en materia de derechos humanos.