Entre dos continentes, un grupo de científicos logró enviar mensajes telepáticos desde maquinarias conectadas al cerebro.

Hemos visto ya en millones de películas cosas como éstas. Sin embargo, verlo hacerse realidad parece algo que choca con una fantasía utópica, quizás hasta inalcanzable. Un grupo de científicos logró enviar, mediante ondas cerebrales, varios mensajes a 8000 kilómetros de distancia. El hallazgo fue difundido por la revista “Plos One”, que también contó que los científicos emplearon auriculares de electroencefalografía como medio para enviar los simples mensajes como “hola” y “adiós” que se decodificaron en código binario.

Uno de los científicos se situó en la ciudad de Trivandrum, capital del estado de Kerala, en la India. El otro, por otra parte, estaba en Estrasburgo, Francia.

Desde la India, el  mensaje fue enviado por internet y codificado en binario para que luego llegara a Francia y la increíble maquina lo decodificara y el segundo científico pudiera recibir el mensaje. Al llegar, el mensaje se convierte en una luz que titila con una frecuencia lógica, lo que permite la lectura del mensaje.

 Desarrollado por la Universidad de Barcelona, la compañía francesa Axilum Robotics, la Universidad de Harvard y Starlab Barcelona, el descubrimiento es algo simplemente asombroso.

Julián Groppo