Dos de los gremialistas más fuertes de nuestros país, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, evitaron hablar de un repetitivo receso globalizado.

Esta vez los líderes de las centrales obreras opositoras comunicaron que primero consultarán a los referentes regionales para evaluar la decisión.

Durante la tarde del martes, Moyano,  jefe de la CGT opositora, y Barrionuevo, su par de la CGT Azul y Blanca, acordaron definir las medidas de fuerza por medio de algún sistema inédito, de dicha forma intentarán hacer escuchar sus reclamos ante el poder del Estado.

En encuentro se realizó en la sede porteña del sindicato de Camioneros, ahí se definió que el 25 de septiembre se planteará un plenario de secretarios generales. Posteriormente, el 7 de octubre, habrá una reunión de delegaciones regionales.

Damián Rosito