El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, inauguró hoy la estatua en homenaje a Guillermo Vilas, el mejor tenista argentino de todos los tiempos, a quien definió como “uno de los verdaderos grandes del deporte de nuestro país”. “Guillermo representó ese concepto de que las cosas se consiguen con esfuerzo personal, que los triunfos no vienen de casualidad y que al talento hay que agregarle dedicación”, señaló Macri en la inauguración.

La escultura está ubicada en El Paseo de la Gloria (Costanera Sur), un recorrido que rinde homenaje a los personajes más destacados del deporte argentino y creado como preludio de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 que tendrá a Buenos Aires como sede.

Junto a la de Guillermo Vilas, se encuentra la estatua de Emanuel Ginóbili, y pronto estarán las de Gabriela Sabatini, Roberto de Vicenzo, Luciana Aymar, Lionel Messi, Pascual Pérez, Hugo Porta, Diego Maradona y Juan Manuel Fangio.

Carlos Benavídez es el autor de las esculturas, realizadas en resina poliéster y fibra de vidrio reforzada, con un exterior patinado en pinturas, tintas y óleos que imitan el bronce y protegido con una laca náutica de alta resistencia, especial para la intemperie.

Asistieron también a la inauguración, la vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal; el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta; el presidente de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), Arturo Grimaldi, y el tenista Gastón Gaudio, el otro argentino que ganó Roland Garros.

Macri recordó la gran perfomance de Vilas en épocas en que abundaban “muchos jugadores talentosos” y apuntó especialmente a la final de Flushing Meadows 1977 que en cinco sets le ganó al estadounidense Jimmy Connors. “Fue un momento increíble y Connors se fue sin saludarlo”, señaló.

“Guillermo tiene el reconocimiento que merece porque revolucionó el deporte argentino. En 1977 fue una máquina de ganar, los argentinos teníamos el pecho inflado y detrás de su éxito vinieron otros grandes jugadores argentinos”, puntualizó.

Vilas, quien fue declarado Ciudadano Ilustre en 2006, dijo que su vida pasa y seguirá pasando “siempre por el tenis” y señaló que “la escultura es igual a como yo me veo porque da esa sensación del momento en que jugaba”.

Con más de 900 victorias en el circuito profesional, Vilas ganó 62 torneos de singles de la ATP -récord inigualado por otro latinoamericano- cuatro de ellos Grand Slam: Roland Garros 1977, Abierto de Estados Unidos 1977 y los abiertos de Australia de 1978 y 1979. Además, logró 16 trofeos en dobles.