El hijo presidencial financió su candidatura a diputado nacional con aportes de jóvenes sub 35 que trabajan en el Estado. Empleados públicos y fervientes militantes kirchneristas en Santa Cruz, algunos, en su currículum, tienen como antecedente haber trabajado en Austral Construcciones, la nave insignia de Lázaro Báez y principal contratista de la provincia de la Presidenta.

Según consta en los informes de financiamiento presentados por el Frente Para la Victoria ante la Justicia Electoral, la lista de candidatos a diputados nacionales que encabezó el hijo presidencial recaudó de privados casi $190.000.

Con donaciones que oscilaron entre los $450 y los $12.500, todos los aportantes de Máximo Kirchner fueron empleados públicos. La mayoría figuran en los registros oficiales como empleados de la filial de Santa Cruz de la Anses, de la AFIP y de la Dirección Nacional de Migraciones. También aparecen algunos trabajadores de Aerolíneas Argentinas, Télam y el Sedronar. En su mayoría, no superan los dos años de antigüedad en la función pública.