La fiscalía pidió una pena de tres años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos para el ex ministro de Economía de la Nación, Domingo Cavallo, en el alegato final del juicio en su contra por la operación de «megacanje» de deuda pública en el gobierno de la Alianza.

El planteo fue hecho por la fiscal Fabiana León, ante el Tribunal Oral Federal 4.

León acusó a Cavallo por «negociaciones incompatibles con la función pública» al entender que tuvo «pleno» conocimiento del proceso de negociación del megacanje, y dar por probado que se actuó para favorecer a un grupo de bancos por sobre otros para actuar como intermediarios en la operación.

Los jueces Néstor Costabel, Enrique Pose y Patricia Mallo escucharán el alegato del abogado defensor del acusado, Eduardo Oderigo y se prevé que se dicte veredicto el lunes próximo.

En su alegato final, la fiscalía consideró como agravante el «altísimo nivel de instrucción» del ex ministro de Economía, y el perjuicio económico pero además social que el «megacanje» ocasionó al país.

Recordemos que Cavallo es el único procesado sometido a juicio por la operación de canje de deuda de mayo de 2001, en una causa penal en la que varios ex funcionarios fueron sobreseídos por prescripción del delito, entre ellos su ex jefe de asesores Tomás Liendo y el ex secretario de Política Económica, Federico Sturzenegger.

En la causa también estuvo imputado el banquero norteamericano David Muldford, pero luego de reiterados intentos frustrados por lograr su indagatoria, se lo sobreseyó por prescripción.

En la operación, el consorcio de bancos beneficiado cobró comisiones por el reemplazo de títulos de la deuda externa por cinco bonos con vencimientos diferidos.

El juicio oral duró tres meses y entre los testigos estuvo el ex presidente de la Nación Fernando de la Rúa, quien defendió la operación y deslindó cualquier responsabilidad penal por parte de Cavallo.