Murió en el hospital Carlos III de Madrid. Se lo mantenía en una habitación con medidas para evitar contagios.

El ébola es una enfermedad sumamente contagiosa y letal, sin tratamiento conocido. La Organización Mundial de la Salud está trabajando en el uso de drogas experimentales. Con el primer deceso de un Europeo – el cura de 75 años – se comenzó un foco infeccioso que ya mató a más de 1000 personas en Africa occidental.

Por medidas de seguridad, el ataúd fue sellado con una cinta de zinc y trasladado desde el hospital a un crematorio.

Los casos a nivel mundial conocidos hasta el día de hoy sobre esta nueva epidemia ascienden a 1800.

Jessica Martinez