El Frente Gremial Docente, que agrupa a la mayoría de los maestros y profesores bonaerenses, anunció un paro por 48 horas previsto para próximo lunes 4 y martes 5 de agosto, en reclamo de un nuevo ajuste salarial ante el «incremento en los índices inflacionarios». De esta forma, no se retomarán las clases tras el receso invernal.

Por su parte, los maestros de las escuelas privadas nucleados en el SADOP no se pronunciaron a favor de la medida de fuerza.

Los docentes que integran los sindicatos AMET, FEB, SUTEBA y UDA revelaron en un comunicado, el incumplimiento del acuerdo paritario y la falta de convocatoria de la gobernación para realizar «un monitoreo de los índices del costo de vida y la evolución de los precios durante los meses transcurridos desde marzo del corriente año».

«No sólo no se ha producido una desaceleración de los precios -tal como fuera anunciado por los representantes del Estado- sino que hubo un incremento en los índices inflacionarios, derivando en una nueva y constante pérdida del valor adquisitivo del salario», afirmaron en el documento.

En el mismo sentido, la titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirtha Petroccini aclaró que la aceptación del aumento anual «estaba condicionada a la revisión» del acuerdo paritario en caso de que la inflación deteriorara los incrementos.

«Exigimos que se convoque a la brevedad una nueva mesa negociadora de contenido salarial», exigieron los docentes en el comunicado.

Los maestros también denunciaron el incumplimiento de otros puntos que habían quedado pendientes luego de la paritaria de principio de año, como la garantía de un Servicio Alimentario Escolar (SAE) en calidad y cantidad, la reposición del fondo escuela para gastos menores, mejoras en infraestructura y transporte escolar, la creación del cargo de preceptor de primaria, entre otros.