El director ejecutivo por Argentina de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Humberto Schiavoni, presentó el plan estratégico, donde destacó varias acciones a realizar en su gestión y repasó en qué condiciones recibió el organismo.

La gestión pondrá énfasis, en los próximos meses, en la instalación de turbinas en el Brazo Aña Cuá, que posibilitará incrementar la producción energética en un 9%, según el detalle del misionero a cargo de la EBY.

Schiavoni destacó que además, por el otro, se buscará la ampliación de producción de la actual central hidroeléctrica con más turbinas.

“En el caso de Aña Cuá, que fue seleccionado por el panel de expertos, el proyecto es instalar turbinas Kaplan en una central ubicada aguas abajo de la actual presa. Con esto, la potencia instalada se va a incrementar en un 9%”, indicó el Director Ejecutivo.

Además explicó que crecerá “la generación media anual casi en el mismo porcentaje. La inversión que deberá realizar la EBY es de unos 550 millones de dólares, pero cuenta con una alta tasa de retorno, ya que las obras están hechas y prácticamente no hay daño ambiental”, manifestó Schiavoni ante los medios de prensa.

La obra tendría un plazo de 45 meses, “poco menos de cuatro años”, reveló el Director y agregó que “el proyecto lleva varios años analizándose pero podría comenzar a tomar forma a través del llamado a licitación” dentro de unos pocos meses según estimó el funcionario nacional, ya que la EBY está en condiciones económicas de financiarse con recursos genuinos.

La otra “pata” importante de su gestión -para generar mayor energía- es la colocación de otras turbinas en la central hidroeléctrica. “Se están haciendo los estudios sobre el proyecto y seguramente serán tres las turbinas que van a sumarse a la actual estructura”, indicó Schiavoni, quien confirmó que la inversión necesaria para este trabajo sería de 900 millones de dólares, que deberán “ser tomados a través de una financiación externa, ya que la EBY no cuenta con esos fondos disponibles”.

Del total de turbinas de Yacyretá, la mayoría está en pleno funcionamiento, salvo una de ellas en proceso de mantenimiento. Del total de generación de energía, el 87% es para Argentina mientras que el resto va para Paraguay. Aunque, el funcionario nacional, indicó que el vecino país podría recibir más energía dentro de unos años.

Con respecto a la deuda que reclama Paraguay, Schiavoni precisó que se está en negociaciones y que “la deuda en sí no es tan grande, pero sí los intereses porque se tardó mucho más en llegar a la cota 83, de lo que estaba previsto”.

“Hay que reestructurar algunas deudas cercanas a los 15 mil millones de dólares y definir con claridad los costos de la energía con el país vecino, para después avanzar con las otras cuestiones. En seis meses estarían zanjadas todas esas cuestiones y se podrían licitar las obras”, explicó durante su presentación.

Además, Schiavoni confirmó que hay otros temas “necesarios para la central hidroeléctrica, como la instalación de un nuevo tablero de comando y una fuerte inversión en equipos y recursos informáticos”.