El director general de un banco en el principado europeo de Andorra, fue arrestado bajo sospecha de lavado de dinero, tras acusaciones de los Estados Unidos, de que la institución realizaba dichos actos ilícitos con dinero de grupos de Venezuela, China y Rusia, según datos de los cuerpos policiales de la región catalana.

Joan Pau Miquel Prats, jefe de Banca Privada d’Andorra (BPA), fue arrestado y quedará detenido hasta que sea presentado a un tribunal, dijo un portavoz policial a la Agencia de Noticias AP.

El arresto ocurrió después que BPA fuese identificada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, como una «entidad primaria de lavado de dinero» con los países antes mencionados, lo que significa que pudiera perder el acceso al sistema financiero estadounidense y además de tener los cargos judiciales correspondientes a este tipo de hechos.

España y Panamá, también intervinieron las unidades del banco en esos países, y la junta de directores de la filial española renunció.