Desde el Gobierno aclararon que habrá una «relanzamiento» del plan Pro.Cre.Ar con el objetivo de que «se asegure» que el subsidio «que aporta el Estado vaya a los que más lo necesitan», al tiempo que afirmaron que «nadie de los que están sorteados se van a quedar afuera».

Los créditos para viviendas del programa Procrear otorgados hasta hoy a distintos beneficiarios «se van a mantener», aunque habrá una «relanzamiento» del plan con el objetivo de que «se asegure» que el subsidio «que aporta el Estado vaya a los que más lo necesitan».

Así lo informó el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, Iván Ker, quien detalló que «una de las modificaciones que se están proyectando es que haya un sistema de puntaje para (que) de acuerdo con la vulnerabilidad, se pueda seleccionar a los beneficiarios».

«Este programa tenía un componente de subsidio importante del Estado, así que si el Estado va a subsidiar, lo que queremos asegurarnos es que se lo llevan los que más lo necesitan», indicó Ker.

Durante una entrevista en Radio 10, el funcionario admitió que «el problema» actual en la Argentina es «que no hay crédito hipotecario en general».

«Una persona de clase media también necesita una vivienda, va a un banco privado y hoy no tiene crédito posible. Eso se va a correr con la estabilización de la economía en general, obviamente reducir la alta inflación que tenemos va a volver a generar crédito hipotecario genuino desde los bancos», enfatizó.

Ker expresó: a «Procrear queremos relanzarlo, ya que lo que aporta el Estado, queremos asegurarnos que vaya a los que más lo necesitan».

«Desde el Estado vamos a dar un componente de subsidio que se lo lleven los que estén en déficit», insistió Ker, quien además destacó que «todas las viviendas que están en ejecución se van a mantener».

El funcionario aseguró que se va a «mantener a toda la gente que está seleccionada por el plan, no se hacían sorteos desde febrero de 2015, así que toda esa gente que está seleccionada la vamos a mantener».

«Lo que presentaremos es la readecuación del componente del subsidio, ya que no tiene sentido que una persona con ingresos de 30 mil pesos se lleve una tasa del 2 por ciento. Esa tasa subsidiada se la tiene que llevar una persona que esté en nivel más bajo», puntualizó.