Con miras a la cita mundialista, Qatar se prepara para albergar a las selecciones participantes en un imponente recinto deportivo que contará con una tecnología de refrigeración de primer mundo capaz de mantener la temperatura a 26 grados.

Todavía falta mucho tiempo para el Mundial de Qatar 2022, pero a pesar de que ni siquiera es la próxima cita mundialista, hace varios años que se habla de la infraestructura con la que contará el país asiático para llevar a cabo la competencia deportiva más importante de todo el mundo.

Los qataríes, capaces de realizar mega construcciones gracias a contar con los recursos económicos que dan ser uno de los principales abastecedores de petróleo del planeta, estrenaron este viernes el primer estadio con miras al evento, con la novedad de qué el recinto cuenta con una tecnología de refrigeración prácticamente inédita, la cual permitirá el desarrollo de los partidos a 26 grados de temperatura.

El Khalifa International, ubicado en la ciudad de Doha y con capacidad para 40 mil espectadores, fue cede de la final de la Copa Emir entre el Al Rayyan y Al Sadd. Inaugurado en 1976, ha sido remodelado por las autoridades locales para tratar de sobrellevar el juego de alto rendimiento en un sitio donde el intenso calor podría perjudicar el rendimiento de las figuras futbolísticas que pisarán su campo de juego, además de significar un obvio peligro para su salud.

El tema de las altas temperaturas fue la razón principal para que los dirigentes de la FIFA acordaran que los encuentros se jueguen desde el 21 de noviembre hasta el 18 de diciembre del 22, fecha insólita para la realización de los mundiales, jugados habitualmente durante el mes de junio.

El aire acondicionado del lugar estará garantizado “por un centro energético a un kilómetro del estadio desde el que se transporta agua fría a través de una tubería hasta el recinto. Una vez que llegue allí, lanzarán aire frio al terreno de juego y las gradas”, explicó Saud Abdul-Aziz Abdul-Ghani, catedrático de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Qatar.

Saud también aseguró que la técnica de enfriamiento que utilizarán “es un 40 por ciento más sostenible que las técnicas convencionales”.

Luis Gimenez