El equipo de Marcelo Gallardo jugó su peor partido en lo que va del semestre pero logró rescatar un empate en los últimos minutos. Fue 2-2 ante Tigres para estirar la definición pero dependiendo de lo que pase en Perú.

River llegó a México con el objetivo de ganar para depender de si mismo. Si bien el empate (y hasta la derrota) todavía lo dejaban con chances, sólo los tres puntos parecían satisfacer los deseos de la institución de Núñez.

Sin embargo, apenas comenzado el partido se encontró con que su visita a Monterrey sería un suplicio. Es que ya a los 12 minutos, Tigres se puso en ventaja a través de Arévalo Ríos, que recibió la pelota en la medialuna y remató con calidad al palo más lejano de Barovero. 1-0 que complicaba a un River que, si bien dominaba la pelota, no podía generar peligro. Encima, Ponzio salió reemplazado por Kranevitter, agotando una modificación de manera prematura.

En el segundo tiempo, el panorama empeoró. Si bien la visita mostró una cara un poco más agresiva, presionando la salida de Tigres y llevando más gente en ataque, las cosas no salían nada bien. Sobre todo después del segundo gol mexicano, luego de una buena contra colectiva que encontró a Álvarez con un rebote cedido por Barovero, a los 69.

A sólo cinco minutos del final, el juego parecía terminado. Pero Tigres cometió un error gravísimo en la defensa y Teo facturó, luego de un rebote de Guzmán provocado por un fuerte remate de Mora.

Y el mismo uruguayo fue el artífice de la resurrección de River: centro de Teo Gutiérrez y zapatazo tremendo del delantero del país vecino para poner, sobre la hora, el 2-2 que sería final a pesar de los intentos desesperados de los de Gallardo por ganar el partido.

Con este resultado, el panorama sigue siendo complicado para River. Tigres, ya puntero indiscutido, lidera con 11 puntos. Lo sigue Juan Aurich con 6 (-1), los Millonarios con 4 (-2) y San José con 4 (-5). La próxima fecha enfrenta a River en el Monumental ante San José. Sólo sirve ganar. En Perú, Juan Aurich recibirá seguramente a los suplentes de Tigres, teniendo en cuenta que los mexicanos jugarán, el domingo siguiente, ante su clásico rival. Por ende, a River le queda esperar que Tigres empate o le gane a los peruanos. Una victoria de Juan Aurich elimina a los de Núñez. En una semana se define todo.