El Millonario empezó perdiendo en Santa Fe, pero con la jerarquía de sus jugadores logró conquistar 3 puntos que, parecía, se escapaban. Pisculichi y Rojas mojaron para la visita, mientras que Montiel había puesto en ventaja a los locales.

River y Atlético de Rafaela se enfrentaron, el domingo por la noche, en un duelo que prometía ser intenso. La buena racha de la Crema como local y la necesidad de River de ganar le agregaron condimento a la linda noche santafesina.

Los primeros 15 minutos fueron arrolladores para los de Gallardo, que salieron a buscar el partido desde el arranque. Sin embargo, a los 20, fue Diego Montiel quién abrió el marcador y puso en ventaja a Rafaela, con una buena contra y posterior remate desde media distancia.

Con el gol, River se desordenó y permitió a los de Sensini controlar el juego. Si bien los de Núñez manejaban la posesión del balón, no podían llegar a los últimos metros y complicar la defensa local. Así se fueron al descanso.

Ya en el complemento, el partido siguió siendo desordenado, aunque River pareció entender que manteniendo la pelota en el piso podría sacar ventaja. Igualmente el gol vino de una pegada espectacular de Pisculichi, que cobró una falta cerca del área y la mandó a guardar, a los 4 minutos, tranquilizando a los neutrales que fueron a alentar al Millonario.

Neutrales que se ilusionaron con la victoria, ya que River volvió a controlar el juego y neutralizó el mediocampo de la Crema. Así, a los 20 minutos, Rojas capturó una pelota suelta que provino de un pelotazo y sacó un remate fuerte, abajo, que Conde no pudo desviar. Selló así el 2-1 definitivo.

Después de la ventaja para River, los de Gallardo encontraron más espacios en la defensa rival. Rafaela salió a buscar el empate, pero no lo conseguiría debido a su desorden desde el mediocampo en adelante. Los ingresos de Driussi, Simeone y Solari le dieron velocidad a la visita, pero los delanteros fallaron en cada una de las ocasiones de gol (servidas la mayoría) con las que contaron.

En la última, la Crema casi lo empate, pero Maidana salvó en la línea cuando Barovero estaba ya vencido.

Con esta victoria, River le saca 4 puntos de ventaja a Lanús, su inmediato perseguidor. Independiente quedó a 5, mientras que Racing y Boca van perdiendo chances de subir, al quedar a 8 de la punta. Aún así, quedan 18 en juego y todo puede pasar.