El Jefe de Gobierno estuvo acompañado por el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, y el secretario de Integración Social y Urbana, Diego Fernández, quien brindó más detalles acerca de las obras que están en curso en otras zonas del Barrio 31.

“En un mes terminamos la calle Avellaneda que son cuatro cuadras más, estamos en este momento en obras en el Playón que es la zona más céntrica del barrio, y estamos en el proceso de adjudicar dos obras más en la calle Perette, que es la calle que queda en el extremo sur de entrada al barrio, y todo lo que se llama La Feria, que es el borde de Retiro”, precisó Fernández.

A lo largo de cuatro cuadras se realizaron trabajos de pavimentación, instalación de la red de desagüe pluvial, red cloacal, suministro de agua, tendido eléctrico y alumbrado público.

Las calles en cuestión, que de un lado es manzana 12 y del otro es manzana 104, conectan con la ciudad y es uno de los primeros pasos hacia una ciudad integrada. Además, estas obras llevan a la formalización del servicio, ya que al instalar medidores cada vecino deberá pagar lo que consume.

Estas obras son fundamentales para 700 familias que viven en el Barrio 31 porque les brindarán acceso a los servicios básicos.

Cada mejora en la infraestructura del barrio genera un impacto social positivo. La pavimentación va a traer cambios decisivos para la movilidad de los vecinos, ya que no van a tener problemas los días de lluvia para entrar y salir del barrio, y también les permitirá agilizar el ingreso a los servicios de emergencias (ambulancias, bomberos, policía).

La red de desagüe pluvial va a prevenir inundaciones y el anegamiento de aguas estancadas, al tiempo que la red cloacal va a generar a su vez el acceso al sistema formal y la prevención de enfermedades y contaminaciones. Además, el suministro de agua va a dar acceso total del barrio al agua potable, mejorando las condiciones de vida.

Y el tendido eléctrico brindará estabilidad en el servicio, lo que evita pérdidas de mercadería y reduce los cortes. Asimismo, el reordenamiento del cableado aéreo brindará una mayor seguridad al reducir los riesgos de accidentes eléctricos, y el alumbrado público dará mayor seguridad. También habrá menor riesgo de incendios ya que los cables están soterrados y la instalación eléctrica se realiza de forma formal a través de medidores.