La ministra de Sanidad rusa, Veronika Skvortsova, anunció hoy que su país comenzará a experimentar en primates una de las tres vacunas elaboradas por un grupo de científicos a raíz de una cepa inactiva del virus.

“Creamos tres vacunas (…) y pensamos que estarán listas en los seis próximos meses”, indicó. “Una ya está lista para un ensayo clínico”, dijo en el marco de la conferencia para el control del tabaco de la Organización Mundial de Salud (OMS) que se realiza en Moscú.

Además, posteriormente en televisión declaró que la vacuna tiene una eficiencia de “entre el 70 y el 90 por ciento, y esto es un indicador muy bueno”.

Hasta el momento, no existe una terapia útil ni homologada para el virus. Sin embargo, las personas que se han recuperado del ébola lo han logrado gracias a una atención adecuada en base a terapias experimentales, que incluyen una constante hidratación y tratamiento para infecciones secundarias.

La OMS dispone de dos “posibles” vacunas: una desarrollada por la firma británica GSK (GlaxoSmithKline) y la otra por la agencia de salud pública de Canadá en Winnipeg. Los resultados sobre ambas vacunas serán recién entregados en noviembre y diciembre.

También se está experimentando con ocho tratamientos, algunos de los cuales han tenido resultados. Hoy, por ejemplo, la sanitaria con ébola ingresada en el hospital La Paz-Carlos III de Madrid comenzó a recibir suero sanguíneo con anticuerpos obtenido de supervivientes a la infección, como forma de terapia.