Tras su presentación en junio, la salida del Android 5.0 Lollipop  ya es oficial. El sistema operativo trae novedades en el diseño, permite más de una cuenta de usuario por dispositivo, mejora el rendimiento de la batería y hace que las aplicaciones carguen más rápido.

Como ya es usual, Google bautizó con el nombre de una golosina a la nueva versión de su sistema operativo. La L del adelanto que dio la compañía en junio hacía referencia al Android 5.0 Lollipop (chupetín).

Como se mostró en dicha ocasión, el SO introduce el esquema Diseño Material que le agrega múltiples capaz, sombras y colores brillantes a la interfaz. Además mejora la transición entre diferentes áreas y brinda animaciones más fluidas, que funcionan a 60 cuadros por segundo.

La nueva versión viene con ART incorporado, lo que hace que el desempeño sea cuatro veces más rápido que las ediciones anteriores.  También integra el Proyecto Volta, que extiende la duración de la batería por 90 minutos en caso de emergencia.

Lollipop también admite que se cree más de una cuenta por dispositivo, incluidos los smartphones. De esta forma se puede prestar el equipo sin que la otra persona husmee la información del usuario ni vea las aplicaciones que utiliza.

Entre otras novedades se encuentra la posibilidad de restablecer las configuraciones de fábrica de forma remota, lo cual puede ser útil para casos de robos. También tiene soporte de accesorio de sonido a través de USB, funciones de fotografía profesional y protocolo más eficiente en el consumo de energía para buscar dispositivos de Bluetooth.

Estará disponible en 69 idiomas y llegará primero a la línea Nexus, que se distribuirá solamente en Estados Unidos a partir de noviembre. El arribo al resto de los aparatos dependerá de los fabricantes, por lo que sólo queda esperar.