En abril comenzarán los trabajos de puesta en valor de la plaza Barrancas de Belgrano. El proyecto busca mejorar uno de los paseos más tradicionales de la ciudad, que tendrá más espacios verdes, nuevos árboles y senderos y mejor mobiliario urbano, entre otras obras.

La Dirección General de Espacios Verdes, dependiente del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, invertirá 23 millones de pesos en la renovación de la plaza que, hasta 1872, formó parte de los terrenos de la quinta de Valentín Alsina. En 1892, los terrenos fueron reinaugurados como espacio público y su diseño estuvo a cargo de Carlos Thays.

Hoy, la plaza es considerada Área de Protección Histórica (APH); por eso, la puesta en valor respetará el diseño original que le otorgó el antiguo Director de Paseos de la Municipalidad de Buenos Aires.

El proyecto durará seis meses y se concentrará en la reconstrucción de veredas, solados y senderos, en la reparación y provisión de nuevo mobiliario urbano y en la reparquización de la plaza, ubicada en el barrio de Belgrano y delimitada por las avenidas Virrey Vértiz y Juramento y las calles La Pampa, 11 de Septiembre y Zavalía. La plaza también es atravesada por dos calles centrales, Echeverría y Sucre, en cuyo cruce con la calle 11 de Septiembre se encuentran dos rotondas.

Los numerosas obras de arte de la plaza serán restauradas por la coordinación Monumentos y Obras de Arte (MOA), que recientemente reparó el busto de Manuel Belgrano, emplazado en la rotonda de Echeverría y 11 de Septiembre. Otras obras que se destacan son la réplica de la Estatua de la Libertad (realizada por Frédéric Auguste Bartholdi, el artista que esculpió la original), la Fuente de los Delfines y la glorieta.