Ocurrió hacia las 03.20 (10.20 GMT), al norte de California a 60 kilómetros de San Francisco.

Jerry Brown, gobernador de California declaró el estado de emergencia tras el terremoto de magnitud 6,1 ocurrido a la madrugada. Pidió a las agencias estatales la colaboración en asistencia tras los 172 heridos y los daños ocasionados en materiales y cortes eléctricos.

El Departamento de Bomberos de Napa informó que entre las personas heridas, tres se encuentran en grave estado, incluido una niña que resultó golpeada por los escombros de una chimenea.

El temblor de hoy fue seguido media hora después por media docena de seísmos de menor magnitud. El Servicio Geológico alertó de que hay un 54% de posibilidades de que se registre una réplica fuerte en los próximos 7 días.

Juliana Blaiotta