Una empresa argentina desarrolló el primer sistema del mundo capaz de integrar en una única pieza al núcleo húmedo de la casa -cocina, baño y lavadero- reduciendo en un 40 por ciento el tiempo de construcción de la vivienda, una innovación que presentarán a principios de marzo en la JEC Innovation Awards de París.

«Logramos industrializar el núcleo húmedo y construirlo en una fábrica, donde podemos hacerle un control completo de calidad y de las instalaciones de gas, luz y cloacas, para luego llevarlo a la vivienda», dijo a Télam Sebastian Kennel, presidente de Materiales Compuestos (MC), empresa que lleva adelante el proyecto.

Éste es el primer módulo mundial de este tipo fabricado con materiales compuestos, una combinación de fibras y resinas, y permite ahorrar 1.323 litros de agua que demanda la construcción tradicional para la mezcla de cemento, limpieza de obra y adherencia de ladrillos.

«Son materiales semejantes a los que se usan para hacer desde trenes bala y chasis de autos hasta la suela de un botín de fútbol, pero que nunca se había aplicado para la construcción del núcleo húmedo de una casa», indicó Kennel, de profesión politólogo y asociado con un ingeniero y un arquitecto.

A pesar de que en los últimos años se han incorporado métodos de construcción «en seco» para evitar las demoras que genera la edificación tradicional -que usa cemento y ladrillos-, aún hoy lleva mucho tiempo levantar la cocina, el baño y lavadero de una casa, complejo ligado estrechamente a la atención primaria de la salud y a la calidad de vida.

«Son partes que demandan el trabajo coordinado de especialistas en plomería, electricidad, albañilería y otros rubros, por lo que ante cualquier inconveniente se demora la construcción y se multiplican los costos», explicó el presidente de la empresa.

El prefabricar este sector de la casa permite, una vez que está listo, instalarlo en la obra y sólo levantar las paredes y techo, que son los trabajos que pueden hacerse más rápido y con un menor nivel de complejidad técnica.