Dirigida por Arturo Puig, la diva le puso anoche punto final a su ausencia sobre las tablas.

La noche del jueves marcó el regreso de Susana Giménez al teatro. Finalmente, se estrenó Piel de Judas, el espectáculos dirigido por Arturo Puig y producido por Gustavo Yankelevich. Un debut que se desarrolló a sala llena y con varios invitados famosos que aplaudieron y corearon a la diva.

Hacía 24 años que Susana no se subía a un escenario. Las tablas del Teatro Lola Membrives (Av. Corrientes 1280) fueron las que le dieron la bienvenida a la popular conductora, quien para la especial ocasión mandó a pintar las boleterías de rojo para evitar las llamadas “malas energías”.

El espectáculo, que debía comenzar a las 20.30 horas,  arrancó a las 21.00 horas. Sin embargo, la noche especial de Susana no se opacó. Salió a escena luciendo un vestido de rosa, y los aplausos no tardaron en adornas la gran noche de su vuelta.

La primera función de Piel de Judas contó con la presencia de Mirtha Legrand (Que antes de entrar al teatro sufrió una ligera descompensación), Ricardo Darín y Mauricio Macri. También asistió la hija de Su junto a los nietos de la diva, Lucía y Manuel Celasco.

Existía cierta expectativa por el estado de salud que presentó hace pocos días Susana, a quien se le detectó una infección en los riñones. No obstante, sobre el escenario la diva se mostró óptima durante y después de la función.

Fiel a su estilo, Susana le agradeció a su público saludando y conversando casi a los gritos  con algunos de los invitados.