Suspenden la cautelar y Buenos Aires tuvo su noche habitual


Un acta acuerdo suscripta anoche ante el juez Lisandro Fastman, a cargo del juzgado N° 14 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, dejó sin efecto la medida cautelar dictada en la mañana del viernes por el juez Roberto Gallardo, que había prohibido «toda actividad comercial de baile con música en vivo o música grabada».

Durante una audiencia iniciada a las 17.30 con la participación de los amparistas que motivaron el fallo de Gallardo, la fiscalía, el gobierno porteño y la Cámara Empresaria de Discotecas de Buenos Aires, Fastman constató el «común acuerdo» de las partes e hizo «lugar al pedido de suspensión en los términos solicitados».

Estos implican «la ratificación del compromiso asumido por el Gobierno de la Ciudad de no otorgar permisos para la realización de eventos masivos de música electrónica», así como el compromiso de «presentar en autos en el término de 5 días un informe pormenorizado sobre las fiscalizaciones realizadas en el transcurso del mes de abril del año en curso, por la Agencia Gubernamental de Control a los locales bailables», según el acta a la que tuvo acceso Télam.

De esa forma terminó un ida y vuelta iniciado esta mañana con el fallo de Gallardo, que prohibió «toda actividad comercial de baile con música en vivo o música grabada» tras constatar que, luego de la fiesta Time Warp en Costa Salguero -donde murieron cinco jóvenes- se siguen realizando «fiestas electrónicas y otras actividades en incumplimiento a la normativa vigente, y fuera de todo control de las autoridades».

La resolución de Gallardo hizo lugar a una medida cautelar pedida por la Asociación Civil Vientos de Libertad, la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores, presidida por Sergio Sánchez, amigo del papa Francisco; y la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA).

Con lo ocurrido en Costa Salguero como ejemplo, los demandantes indicaron que hay un modelo de negocio «que combina la comercialización de sustancias adictivas de diverso grado de peligrosidad con la creación de una atmósfera que a través de diversos mecanismos (control de la temperatura, humedad y ventilación, entre otros) erosiona la autonomía emocional de los jóvenes».

Por su parte, el juez señaló que «pudo constatar que se realizan fiestas electrónicas y otras actividades en incumplimiento a la normativa vigente, y fuera de todo control de las autoridades».

El magistrado consideró necesario el dictado de la medida cautelar ante las actividades programadas para este fin de semana y citó una docena de eventos en locales nocturnos como Rumi, Rosebar, Groove, Niceto Club, Club Shampoo, Asia de Cuba, Ink Buenos Aires, Roxi, y Crobar, entre otros.

Gallardo fue el juez de turno cuando se presentó el amparo y tras la resolución se desprendió de la causa, que fue sorteada y recayó en Lisandro Fastman.