La precuela de “Psycho” llega a Latinoamérica en la pantalla de Universal, para mostrar a un Norman Bates mucho más trastornado y cercano al film. Irá todos los jueves a las 22hs.

En esta tanda de diez episodios, quien crecerá para convertirse en un insano parricida y asesino de mujeres va a continuar entrando en esos trances en los que comete delitos que no se acordará, y de los que su madre – Norma Bates (Vera Farmiga, también productora) – lo intentará encubrir.casa de normando

Justamente con un caso así terminará esta temporada – cuyo episodio final se emitió cinco semanas atrás en Estados Unidos -, al igual que la primera emitida en 2013. El personaje de Freddie Highmore (nominado los dos últimos años al Critics Choice Award) pasará mucho más tiempo en ese estado catatónico que antes, pero por más que va a estar muy cerca lo que se había visto sesenta y cinco años atrás en el film de Alfred Hitchcock, ya confirmaron dos temporadas más.

Esta vez tendrá también mucho más tiempo en pantalla el hermano de Norman, Dylan (Max Thieriot), quien está metido en negocios oscuros junto a su padre/tío, mientras intenta recomponer la relación entre éste y su madre, a quien  embarazó por haber abusado de ella de adolescente.

Mientras todo esto ocurre, además de la relación de Norman y Emma (interpretada por Olivia Cooke, cuyo personaje tiene un blog donde amplía lo visto en el capítulo), el cartelVera Farmiga – quien fue nominad al Emmy por el primer año – investigará sobre la verdadera cara de la ciudad, que se mueve por el contrabando de marihuana y todos miran a otro lado frente a los sangrientos ajustes de cuentas.

 Tucker Gates continuó siendo el director principal – se encargó de los dos primeros y los dos últimos episodios -, trabajo que ya había realizado en “House of cards”, “Parks and recreations”, “Lost” y “House”. Los creadores son Carlton Cuse (productor de “Lost”, “The Returned”, “The Strain” y “Terremoto: la falla de San Andrés”), Kerry Ehrin (“Friday nights lights”) y Anthony Cipriano, quien debuta en la pantalla chica.

Esta temporada fue la peor en cuanto audiencia, quedando muy por debajo de los más de tres millones de espectadores que habían tenido los comienzos de la primera y segunda temporada. El mejor episodio fue el primero con 2,14M, y luego siempre quedó cerca del 1,7M. Pero no dudaron en renovarla dos años más poco después del season finale.