En Argelia, un aficionado lanzó una piedra que impactó en la cabeza del delantero Albert Ebosse, quitándole la vida

La violencia y el fútbol parecen no tener final: cada día se muestra en todo el mundo como un matrimonio más unido. El delantero camerunés Albert Ebossé murió por una pedrada que habría sido lanzada por un hincha de su propio equipo, en Argelia.

En el partido, el jugador había anotado el único tanto de su escuadra, pero finalmente cayó derrotada 1-2 y que provocó la furia de un puñado de seguidores. Su último grito de gol fue desde los 12 pasos, cuando cobró de forma exitosa su última oportunidad de marcar.

El futbolista recibió el proyectil en la cabeza justo al salir del terreno de juego, apenas se concretaba la derrota del JS Kabylie sobre el USM Alger. Un grupo de supuestos aficionados comenzaron a lanzar objetos contundentes a su propio club y Ebosse se llevó la peor parte.

Ebossé, de 24 años de edad, cayó al suelo de inmediato a causa de la herida y fue trasladado a un hospital que se encontraba a medio kilómetro del estadio, adonde falleció. El artillero había sido el goleador de la pasada temporada del balompié argelino.

Por su parte, la Confederación Africana de Fútbol exigió a las autoridades que este lamentable episodio reciba un castigo con severidad para evitar repeticiones. “Esperamos que se tomen sanciones ejemplares en este grave caso de violencia», le aseveró el máximo dirigente del continente africano, Issa Hayatou, a la agencia de noticias AP.

Entretanto, se abrió una investigación sobre el caso, según informó el ministerio de Justicia de ese país, a través de un comunicado que está en la página web del club que perteneció el fallecido deportista.

Andrés Moreau