Todo comenzó cuando Sheila Fedrick notó que un gran contraste entre un hombre mayor  “muy bien vestido” y una joven rubia de cabello graso. Así fue cómo una azafata salvó a una adolescente de ser víctima de trata.

“La chica parecía como si estuviera viviendo el puro infierno”, aseguró la azafata de la compañía Alaska Airlines.

La joven estaba viajando pegada a la ventanilla en el pasillo 10 del vuelo de Seatthle a San Francisco y tenía alrededor de 15 años.

Según informó Fedrick al sitio NBC News, intentó hablar con el hombre pero él “se puso inmediatamente a la defensiva”.

Ahí es cuando la azafata decide dejar una nota en uno de los baños. “Ella escribió y respondió: ‘necesito ayuda’”, aseguró.

Al ver esta situación le comentó la situación al piloto y cuando el avión aterrizó, la policía estaba esperando en la terminal.