Los uruguayos evidenciaron la división entre el bloque progresista y el tradicional al elegir este domingo al oficialista Tabaré Vázquez, del Frente Amplio (FA, izquierda) y a Luis Lacalle Pou, el joven conservador del Partido Nacional (PN, centro derecha), que disputarán la silla presidencial, en una reñida segunda vuelta el próximo 30 de noviembre.

El candidato del FA lidera las preferencias con un porcentaje de entre 43 y 47 por ciento, según resultados a boca de urna, mientras que Lacalle tiene entre 31 y 33, en las elecciones más vibrantes de los últimos 20 años, en las que también se elegía parlamento.