El avión, un bimotor turbohélice de TransAsia y en el que viajaban 58 pasajeros, se precipitó en el río Jilong de Taipei tras realizar un giro brusco y golpear un viaducto, cuando se dirigía a la isla de Kinmen.

Hasta el momento hubo 16 muertos y 27 desaparecidos.