Macri y Trump son viejos conocidos aunque en los últimos tiempos la relación no era fluída. El flamante presidente de Estados Unidos lo llamó al ex jefe de gobierno cuando asumió como sucesor de Cristina Kirchner pero no pudo comunicarse. Durante la campaña, Macri manifestó en reiteradas ocasiones su respaldo a la candidatura de Hillary Clinton.

La charla se dio en un contexto en el que ninguno ignoraba que el Gobierno argentino hizo gestos durante la campaña en favor de la candidata demócrata, Hillary Clinton, con quien Macri se había reunido varias veces. No sólo eso: la canciller Susana Malcorra había dicho en los días previos a la elección que si ganaba Trump habría que «adecuarse» y asumió que el vínculo bilateral podría entrar en «un parate».

El objetivo urgente del Presidente argentino consiste en asegurarse la continuidad de todos los programas conjuntos encaminados con el gobierno saliente de Barack Obama: inversiones, comercio, seguridad, narcotráfico, seguridad, inteligencia y ciencia y tecnología.

«Hablaron un buen rato. Mauricio estaba conforme con la charla. No se olviden de que son viejos conocidos», dijeron en el entorno del fundador de Cambiemos.