Veintitrés años después del peor ataque terrorista de la historia argentina, los investigadores descubrieron que uno de los perfiles genéticos extraídos de muestras de los restos humanos del atentado a la AMIA “no corresponde a las víctimas registradas” y tal vez podría corresponder al “atacante suicida”.

Así lo informó este lunes la UFI-AMIA. Además, se indicó que “el equipo fiscal, en consecuencia, está trabajando en torno a este perfil y a las muestras correspondientes”.

“De modo central, a la luz de la hipótesis de un atacante suicida, (los fiscales) ya han dispuesto las medidas pertinentes en el ámbito de la cooperación internacional para intentar cotejar el perfil obtenido con el correspondiente a muestras de familiares del individuo sospechado”, precisaron.

Los fiscales recordaron que al ciudadano libanés supuestamente miembro del Hezbollah Ibrahim Hussein Berro se le atribuye haberse inmolado para provocar el atentado.

Los estudios genéticos fueron realizados por expertos del Cuerpo Médico Forense, del Equipo Argentino de Antropología Forense y de la Universidad de Buenos Aires.

El ataque terrorista mató a 85 personas y causó 300 heridos.

“Entre los hallazgos se encuentran la identificación de la víctima 85 (Augusto Daniel Jesús), ya anticipada meses atrás, la individualización de los restos inhumados en el cementerio de La Tablada”, añadieron.

“Con relación a los perfiles de las muestras reservadas en la División Laboratorio Químico de la Policía Federal Argentina, los expertos señalaron que todos correspondían a víctimas registradas con excepción de uno”, remarcaron.

Los fiscales, además, dispusieron “avanzar en la revisión de las piezas de automotor y elementos secuestrados en la causa de modo de evaluar, sobre la base de un examen renovado, la presencia de perfiles genéticos que complementen o agreguen información científicamente respaldada al estudio producido”.