El italiano prueba el mate en forma de trofeo tras conquistar su tercer título ante el Peque

El italiano venció al argentino por 6-1 y 6-2 en la final del ATP 250 en el polvo de ladrillo. Jugó de manera impecable sin darle opción al local sumando su primer certamen en la temporada y el tercero en su carrera.

El tenis argentino sigue sin poder darle un título a un jugador local desde la última vez en 2008, obviamente exceptuando el certamen en Córdoba, y esta vez la segunda mejor raqueta nacional ayer había dado el salto al eliminar al candidato pero hoy se topó con una muralla que no se intimidó ante el público, dando una clase magistral para alzarse por primera vez en estas tierras.

Diego Schwartzman, 19° del ranking y cuarto favorito, ya de entrada estuvo incómodo con su saque ante Marco Cecchinato (18° y tercer preclasificado) porque ganó su servicio al levantar tres break, pero su rival lo apuró en todo momento y consiguió seis games consecutivos llevándose el primer set fácilmente por 6-1.

La fisonomía del encuentro no cambió ya que el italiano volvió a robarle el saque en el primer juego sumándole un 85% de puntos ganados con el primer servicio (solo 56% del oponente) y llegando a 61 puntos obtenidos para cerrar el duelo por 6-2 en tanto solo una hora y 5 minutos de partido.

Marco Cecchinato logró el primer título de la temporada llegando al tercer certamen a sus 26 años con 100% de efectividad tras ganar en Budapest y Umag el año pasado, siendo el primer tenista de su país en ganar este trofeo (Adriano Panatta, Filippo Volandri, Alessio di Mauro y Fabio Fognini llegaron a la final).

Schwartzman en cambio no pudo sumar su tercer título tras Estambul en 2016 y el año pasado en Río de Janeiro con récord de 2-3 en finales (perdió en Amberes 2016 y 2017) llegando a 11 años sin que un argentino gané el torneo de Buenos Aires desde David Nalbandian en 2008, en el ATP 250 que repartió 673.135 dólares en premios.