La quema de combustibles fósiles como carbón, gas y petróleo libera partículas en la atmósfera. Cuando los combustibles no se queman completamente, producen carbón negro — también conocido como hollín. El hollín es como un polvo negro o café y está formado por minúsculas partículas, y puede tener un gran impacto sobre el clima.

Pese a que se han desarrollado tecnologías para reducir el impacto negativo de este combustible, el uso extendido de esta fuente de energía en los hogares -puesto que existen muchos equipos de combustión a pequeña escala- trae aparejados serios inconvenientes.

El carbón mineral es el más contaminante de loscombustiblesno solo por las toneladas de dióxido de carbono sino por otras sustancias altamente toxicas como mercurio, hollín entre otras que son emitidas a la atmósfera. Estas emisiones producen graves consecuencias en la salud de las poblaciones que se encuentran en las cercanías a estas plantas mineras.

Otra de las debilidades del carbón para producir electricidad es su baja eficiencia energética ya que se calcula que solo se aprovecha como mucho el 35% del total de carbón que se utiliza.

El 4 de septiembre del 2015, la presidenta argentina Cristina Fernandez de Kirchner, inauguró la usina de carbón de 240 MW, en Rio Turbio – Provincia de Santa Cruz.

Desde la ONG Greenpeace Argentina, comenzaron a escucharse las primeras críticas por la insistencia de la presidenta en seguir invirtiendo en este tipo de minerales para generar energía en vez de invertir en energías limpias como la: solar, eólica y mareomotriz, entre otras.

El Director Ejecutivo de Greenpeace Argentina, Martin Prieto, expreso “La matriz energética de Argentina está conformada en un 90% por combustibles fósiles y, en lugar de cambiar y avanzar hacia las energías renovables, el Gobierno Nacional sigue profundizando esa dependencia. El carbón es la peor opción energética, la más contaminante, la más costosa y la que más contribuye a acentuar el cambio climático. La usina de carbón de Río Turbio es una decisión desacertada en lo energético, lo económico, y lo ambiental. Con ese mismo dinero se podría producir el doble de energía eólica, energía renovable, limpia y segura”.

El carbón es el combustible fósil que más contribuye al calentamiento global y que genera mayores problemas de contaminación en su etapa de combustión. Greenpeace se opone a la usina de carbón en Río Turbio desde antes de iniciada su construcción, y ha realizado varias protestas por este tema.

Prieto indico “Si queremos mantener el cambio climático dentro de un rango de temperaturas globales que evite una catástrofe, el mundo debe alcanzar un acuerdo justo, ambicioso y vinculante en la próxima Cumbre Climática que se realizará en París, esto implica abandonar el carbón de manera urgente y reemplazarlo por energías renovables”.

El carbón es el principal culpable junto a la combustión de petróleo de la contaminación ambiental global y el responsable del desequilibrio del planeta cuyas consecuencias se están comenzando a visualizar.

Cada planta de petróleo que se inaugura o kilo de carbón que se extrae es una mala noticia para los que les preocupa el ambiente.

Cristian Frers

Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social.