Acalorado debate entre los candidatos a vicepresidente de Estados Unidos

Diez días después del debate que enfrentó a Hillary Clinton y a Donald Trump, sus vicepresidentes se encargaron de continuar con la discusión. Mike Pence, segundo del magnate, parece quedar mejor parado ante la agresividad del demócrata Tim Kane.

Contrariamente a lo sucedido hace diez días, donde Hillary ganó el debate presidencial ante Trump y dejó una gran imagen de cara a las presidenciales de noviembre, esta vez fueron los Republicanos quienes presentaron una mejor estrategia.

Es que Mike Pence, candidato a vicepresidente de Donald Trump, tuvo una postura moderada y pareció presentar mejores argumentos que los de Tim Kane, el segundo de los demócratas.

Es que el militar se encargó de mostrarse como representante del Partido Republicano y no de Trump en particular. Así, prefirió mostrar un perfil más bajo y buscó defenderse tanto a sí mismo como a su ideología. En cambio, Kane atacó sucesivamente a su rival, utilizando como argumento más firme el hecho de que el Magnate no es una figura adecuada para la política norteamericana.

A diferencia de lo ocurrido la semana pasada, esta vez se tocaron muchos más temas y las discusiones fueron significativamente más acaloradas.

Uno de los puntos fuertes del demócrata fue cuando acusó Donald Trump de querer deportar a 16 millones de personas. El republicano no se metió mucho en el tema y sólo deslizó que el sistema migratorio actual necesita cambios.

Por otro lado, Pence estuvo lúcido al poner en discusión una polémica frase de Clinton, que había calificado a los votantes de Trump como una “canasta llena de despreciables”.

En el tema de política exterior, Kane argumentó que el hecho de que Trump se sienta identificado con Vladimir Putin es algo negativo, ya que no distingue “entre un presidente y un dictador”. El Republicano, por su parte, sostuvo que el crecimiento de Rusia es consecuencia de los errores diplomáticos de Obama y Hillary.

Si bien el debate no es determinante, los analistas internacionales sostienen que Mike Pence dejó mejor parado su plataforma electoral en detrimento de la demócrata.