El gobierno de los Estados Unidos mostró que estaría empleando las conocidas impresoras 3D para crear narices de perro policía.

¿No habrá más perros policías? ¿Se acabó la vocación canina contra el terrorismo y el crimen organizado? Pareciera ser que la respuesta es sí. Todo esto se debe a que el gobierno de los Estados Unidos comenzó a reproducir narices de perro desde sus impresoras 3D.

La nariz artificial puede reproducir los patrones de olfato de un perro policía standard. Los científicos diseñaron este  curioso artefacto pensando en la nariz de un perro labrado hembra, que en teoría es el mejor prototipo de perro policía.

Según los registros oficiales, el gobierno gastó alrededor de US$ 230.000 en una impresora Stratasys Connex 350, que es un equipo del tipo industrial, capaz de soportar la fabricación de estas narices.

Según los impulsores de esta medida, la idea está muy lejos de crear perros robots. Sino que se desea poder emplear los datos recolectados con la moderna nariz artificial para investigar y desarrollarse en el campo de las ciencias.