El Juez Julián Ercolini ordenó allanar las oficinas de la AFSCA en base al pedido del fiscal Carlos Stornelli. Si Sabbatella y el personal no abandonaba el lugar, el magistrado dispuso «intimarlas a retirarse por sus propios medios y, en la eventualidad, proceder a su inmediato desalojo».

«Como cualquier orden judicial, la vamos a cumplir. Vamos a cumplir siempre las decisiones de la Justicia, las que estamos de acuerdo y las que no», afirmó Sabbatella y se retiró del lugar.