«Si bien el donante puede ser retractado en cualquier momento antes de la intervención quirúrgica, es un profundo acto de amor hacia otra persona, no sólo dándole salud, sino la oportunidad de vivir, y por ello ni el derecho ni el Estado pueden ser ajenos a tan noble acto…»,  expresó el magistrado que autorizó la intervención.

El magistrado Julio Fontaine autorizó en Córdoba la realización de un trasplante de riñón de una mujer a su concuñada, esposa de un hermano de su marido, quien padece una insuficiencia renal crónica y cuya vida corre peligro, por más que no medie entre ellas ningún vínculo de sangre ni tampoco cumpla con los requisitos de relación que exige la legislación vigente.

Fuentes judiciales informaron que el magistrado hizo lugar al pedido «para que se permitiera la ablación de riñón», ya que la relación entre las partes, «no se encontraba comprendida dentro de los parientes autorizados a efectuar tal donación».
 
La peticionante había argumentado que su concuñada, de 46 años, se hallaba en lista de espera del INCUCAI , para un trasplante renal de un donante cadavérico, desde 2014;  y actualmete,  se sometía a tratamientos de diálisis,  lo que le generó problemas de trombosis y accesos vasculares en su cuerpo.
 
Tras analizar la información sobre el caso, el  juez consideró que no había motivos para impedir la ablación y destacó que el acto de la donante, «si bien puede ser retractado en cualquier momento antes de la intervención quirúrgica, es un profundo acto de amor hacia otra persona, no sólo dándole salud, sino la oportunidad de vivir, y por ello ni el derecho ni el Estado pueden ser ajenos a tan noble acto, en la medida en que no existan razones que lo prohíban».
 
Por lo que consideró que «la decisión ha sido fruto de la propia voluntad» de la donante «sin que exista el mínimo indicio, siquiera, respecto de algún vicio en dicha voluntad». A tales fines subrayó que «no existe razón alguna para limitar tal decisión y, por ello, corresponde hacer lugar al pedido formulado, en las condiciones establecidas», finalizó el magistrado.