“Big eyes”: otros ojos de Tim Burton


El último film del realizador de “El joven manos de tijeras” y “Ed Woods”, que llegó hoy a los cines argentinos (cuatro meses después que en otras partes del mundo) muestra otro costado del director, siendo uno de sus películas menos burtonianas.

La historia – protagonizada por Amy Adams (ganadora del Globo de Oro por este papel) y Christoph Waltz (nominado a ese premio, al que también fueron candidatos por la música, de Lana del Rey) – cuenta los verdaderos hechos sufridos por la pintura Margaret Keane, quien pasó del éxito junto con su esposos Walter al vender sus cuadros bajo la firma de él en la sociedad machista de los 1950’s, hasta el drama y la violencia física cuando ella decide revelar la verdad.

La estética que Burton hizo clásica en historias como “El extraño mundo de Jack”, “Frankenwennie” o “Alicia en el país de la maravilla” no se ven tanto aquí, utilizando color mucho más brillosos, similares a los retratos de ojos grandes que hacen los personajes. Por allí pasa la originalidad y el famoso trazo de quien aprendió en Disney.

más de big eyesEl director de fotografía fue Bruno Delbonnel, quien solo trabajó con Burton en “Sombras tenebrosas” (otra una paleta de colores más brillante de lo habitual). El francés estuvo cuatro veces nominado al Oscar por “Amelie”, “Largo domingo de noviazgo”, “Harry Potter y el misterio del príncipe” y “Inside Llewyn Davis”.

El guión estuvo a cargo de Scott Alexander y Larry Karaszewski, ganadores del Golden Globe por “The peolpe vs. Larry Flynt” y futuros escritores de “American Crime Story”, quienes ya habían trabajado con este director en “Ed Woods”.

Aquí crearon el personaje de Waltz (ganador del Oscar por “Bastardos sin gloria” y “Django unchained”) que no se da por vencido a admitir la realidad, ni siquiera cuando todas las pruebas están en su contra en el juicio. Antes de los títulos, se lee sobre la pantalla el desenlace de la historia, contando que el verdadero Keane jamás aceptó la culpa.

,