Aún no se dieron a conocer las cifras exactas, pero ya se sabe que son récord: el «Plan de exteriorización voluntaria de capitales», más conocido como blanqueo, que cierra este viernes en Argentina es el más grande en la historia del país.

Los más de US$110.000 millones declarados -algunos estiman que se podría llegar a los US$130.000 millones- representan la declaración de fondos «en negro» más importante del mundo, según una consultora local.

Sólo Italia logró un blanqueo de proporciones similares (US$102.000 millones) en 2009, de acuerdo con una comparación realizada por Litvin, Lisicki & Asociados, uno de los estudios contables más grandes de Argentina.

Brasil, a pesar de tener una economía mucho más grande que la argentina, logró blanquear la mitad: US$53.000 millones en 2016.

¿A qué se debió el éxito?

El gobierno del presidente Mauricio Macri lo atribuye a la confianza en su gestión.

El blanqueo logró sincerar más de US$110.000 millones «fugados» por los argentinos, la cifra más grande de la historia.

Como comparación, cita el fracaso de los dos blanqueos realizados durante la administración anterior, al mando de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

El primero, en 2009, logró captar US$4.700 millones que no habían sido declarados. El segundo (2013-15) apenas US$2.600 millones, según datos de las Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Sin embargo, incluso los más fervientes simpatizantes del macrismo admiten que un factor determinante para explicar el éxito del actual blanqueo es la inminente puesta en marcha de acuerdos para realizar intercambios automáticos de información financiera y tributaria con más de 100 países.

Estos convenios, firmados en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), permitirán que a partir de septiembre el fisco argentino pueda obtener información sobre cuentas bancarias de sus ciudadanos en países como Francia, Alemania, España, Italia, el Reino Unido, Luxemburgo y las islas Seychelles.

A partir de 2018 y 2019 también deberán brindar información otros países famosos por ser paraísos fiscales, como Suiza y Panamá.