La Sala II de la Cámara Federal porteña confirmó hoy el procesamiento del vicepresidente Amado Boudou en la causa por la falsificación de documentos públicos de un vehículo de su propiedad.

Recordemos que Boudou fue procesado a principios de agosto por la falsificación de documentos de un Honda CRX Del Sol color rojo modelo 1992. Bonadío acusó al vicepresidente de «falsificación ideológica», en un fallo que llegó pocas semanas después de que fue procesado por el caso de la ex imprenta Ciccone. También fueron procesados los gestores, Andrés Alberto Soto y Rodolfo Basimiani.

Boudou le cambió el motor al automóvil en 1995 -modificación nunca registrada- y lo tuvo diez años sin hacer la transferencia, que finalmente se realizó con documentación apócrifa. En los papeles presentados ante el Registro, hay firmas apócrifas (una de Boudou) y se declara un supuesto domicilio del vicepresidente que en realidad no existe, acreditado con la fotocopia de una página falsa (inventada) de su documento de identidad.

Bonadío sostuvo que el vicepresidente ni siquiera puede demostrar que haya comprado el auto, ya que no presentó ningún papel que así lo acredite.